DIRECTORIO FRANCISCANO
ENCICLOPEDIA FRANCISCANA

PEQUEÑA ENCICLOPEDIA FRANCISCANA

A B C-Ch D E F G H I-J-K L-Ll M N-O P-Q R S T-U V-W X-Y-Z
.

« B »

BACON, Rogerio (1210?-1292). No sabemos con exactitud el lugar ni la fecha de su nacimiento. Parece ser que nació cerca de Ilchester o de Gloucester, en Inglaterra, entre 1210 y 1214, según Little, o en 1220, según Crowley. Perteneció a una familia noble y rica, amiga y defensora del rey Enrique III. Se formó en Oxford, dedicándose especialmente a Cicerón y a Séneca, que dejaron gran huella en su espíritu. Hacia 1240 obtuvo el título de maestro en artes, no se sabe si en Oxford o en París. Aquí estuvo entre 1241 y 1246, y comentó diversas obras de Aristóteles. Entonces enseñaban también en París Alberto Magno y Alejandro de Hales, a los que critica duramente. En aquel tiempo escribió sobre cuestiones de física, metafísica, lógica y gramática. Entre los años 1247 y 1250 está en Oxford y entra en contacto con Roberto Grosseteste y Adán de Marsh. El encuentro con el grupo de Grosseteste y sus escritos condicionó su nuevo programa cultural. Bacon frecuentaba y conocía muy bien tanto la escuela de Oxford como la de París. Consideraba necesario el estudio de la naturaleza y el desarrollo al máximo de las técnicas.

Rogerio Bacon ingresó en la Orden franciscana al parecer en 1257, y no sabemos dónde, aunque algunos sostienen que fue en el convento de Oxford. En 1263-1264, conoció a Raimundo de Laon, clérigo que estaba al servicio del futuro papa Clemente IV. Raimundo conocía el proyecto de Bacon de elaborar una Summa scientiarum, una grandiosa enciclopedia que abarcara todo el saber. Informado el Papa, pidió a Bacon que le mandara el proyecto, pero aún no existía. Entonces, entre 1266 y 1268, escribió el Opus Maius, el Opus Minus y el Opus Tertium que mandó al Papa. Pero éste murió y el proyecto no se puso en práctica. Después escribió diversas obras. A partir de 1272 Bacon entró en un período difícil: fue encarcelado o sufrió restricciones para escribir, por haber sostenido algunas novedades sospechosas. En 1292, año de su muerte, salió su última obra: Compendium studii theologiae, muy interesante porque en ella vincula sus primeras investigaciones sobre lógica y teoría de los signos con su idea unitaria del saber filosófico-teológico.

Rogerio Bacon, el doctor mirabilis, vivió como pocos las angustias y las esperanzas de su tiempo. Fue un intelectual apasionado y comprometido con su época, de la que hace una descripción apocalíptica. Vio, oyó, observó, comparó y criticó la sociedad, la Iglesia y la universidad, y propuso una alternativa cultural articulada y fundamentada en una teoría sinóptica de los diversos saberes. Los juicios severos y cáusticos que hace de casi toda la cultura y los maestros de su tiempo están motivados por el amor a la Iglesia y a la sociedad. [Cf. J. A. Merino, BAC-525].


BALBOA, Gonzalo de ( 1313). Véase: HISPANO (o de España), Gonzalo.


BALIC, Carlos (1899-1977). Franciscano, sacerdote, teólogo. Nació el 6 de diciembre de 1899 en Katuni (Croacia). Vistió el hábito franciscano el año 1917 en la Provincia del Smo. Redentor de Dalmacia. Se ordenó de sacerdote en 1923, y aquel mismo año lo enviaron a la Universidad Católica de Lovaina, donde obtuvo el doctorado en teología, con una tesis sobre la doctrina de Juan Duns Escoto. Regresó a Croacia y se dedicó a la enseñanza en su Provincia, hasta que, en 1933, lo enviaron al nuevo Pontificio Ateneo Antonianum de Roma, en el que, de 1933 a 1973, desarrolló su larga y fecunda labor docente e investigadora; fue fraile estudioso, investigador, escritor y promotor de publicaciones y de congresos, teniendo como temas preferidos los autores franciscanos medievales y los temas marianos. Fue Rector magnífico del Antonianum de 1947 a 1953. Lo nombraron presidente de la Comisión para la edición crítica de las obras, Opera Omnia, de Escoto (1938-1975), a la que dio un nuevo impulso, hasta el punto de ser considerado su segundo fundador; en efecto, delineó un nuevo «camino» para llevar adelante la tarea superando los muchos y graves obstáculos que la tenían estancada.

El P. Carlos Balic fue además fundador y presidente de la Pontificia Academia Mariana Internacional (1946-1975), ente de coordinación de todos los estudiosos de mariología del mundo, con el que inició una serie de Congresos Franciscanos Asuncionistas que prepararon el camino para la declaración del dogma de la Asunción, en el que Balic participó activamente, como miembro de la Comisión teológica nombrada por el papa Pío XII. Organizó y presidió también numerosos Congresos Escotistas y Congresos Marianos Internacionales para la investigación teológica. Asimismo fue: calificador y consultor de la Congregación para la doctrina de la fe (antes Santo Oficio), miembro de la comisión preparatoria del Concilio Vaticano II y después perito del mismo, fundador y presidente de la Sociedad Internacional Escotista, en una palabra, participó de lleno en la vida eclesiástica y cultural de Roma y de la Iglesia. En todo el periodo conciliar, Balic se mostró como uno de los peritos más activos y fecundos, cooperando a la realización del capítulo VIII de la Lumen gentium dedicado a la Virgen María. En 1975, con ocasión del Congreso Mariológico, el Papa Pablo VI reconoció y valoró todo lo que Balic había hecho en nombre de la Orden a favor de toda la Iglesia. Sus escritos y las obras que dirigió forman un rico legado, amplio y sólido. Como religioso fue una persona recta y amable, sencillo y austero, trabajador incansable, amante de la Regla y vida franciscana. Falleció el 15 de abril de 1977 en el Antonianum de Roma.


BARELLO MORELLO, Casimiro (1857-1884). Terciario franciscano, peregrino y penitente. Casimiro Barello Morello nació en Cavagnolo (Turín, Italia) el 31-I-1857, hijo de honrados labradores. A los 15 años, habiendo enfermado de grave y prolija enfermedad que le retuvo en cama varios meses, a exhortación de la Sma. Virgen, prometió darse de veras a Dios y hacer vida de peregrinación y de penitencia, si recuperaba la salud perdida. Mas como, recuperada la salud, se olvidase pronto de cumplir lo prometido, enfermó de nuevo de cuidado; por lo que, apenas hubo concluido el servicio militar, con el consentimiento de su padre, el año 1880 abandonó la casa paterna y después de haber vivido algún tiempo retirado en un desierto entregado a la contemplación, lo dejó todo y con los pies descalzos, desnuda la cabeza y vestido del hábito de la Tercera Orden Franciscana, en la que había ingresado en Lanziano (Italia) el 5-VII-1883, se dio de veras a Dios y comenzó una vida de peregrinación y de penitencia, pasando muchas horas de rodillas ante el Sagrario, fomentando la devoción a la Eucaristía, practicando la mortificación y predicando a todos con su ejemplo el desprecio del mundo y el amor a la virtud. Observaba un estricto ayuno, descansaba pocas horas y muy de mañana acudía a la iglesia. Varios pueblos de la región valenciana, a la que llegó el 3-I-1884, conservan gratos recuerdos del paso de este Siervo de Dios, en especial Játiva, Cocentaina y Alcoy.

El 22 de febrero de 1884 llegó Casimiro a Cocentaina. Se hospedó en el convento de los franciscanos. Allí manifestó que se encontraba enfermo. A pesar de los cuidados que le querían dar los religiosos quiso continuar su camino a Alcoy, donde llegó a media tarde del día siguiente. En Alcoy se hospedó en casa de José Valero. A pesar de encontrarse enfermo, participó en las XL Horas celebradas en la parroquia de Santa María y, sóla su presencia, provocó una gran conmoción popular. Todavía joven de 27 años, falleció en Alcoy (Alicante) el 9-III-1884. La noticia de su muerte se extendió rápidamente por toda la región valenciana, y de todas partes acudieron gentes a Alcoy para el entierro. Su cadáver, llevado por los religiosos de la Comunidad franciscana de Cocentaina, fue depositado en un nicho del cementerio de Alcoy, y el 5-X-1894, previas las formalidades que el caso requería, fue trasladado a la Iglesia de San Jorge de la misma ciudad. El año 1947 se inició en Valencia el proceso de su beatificación que, clausurado en 1949, fue llevado a Roma, donde dio comienzo el proceso apostólico. [Cf. Conrado Ángel y A. Llin].


BASÍLICA DE SAN FRANCISCO (Asís). Varias páginas sobre la Basílica y el sepulcro del Santo, y sobre el «Sacro Convento».


BASÍLICA DE SANTA CLARA (Asís). Textos e imágenes sobre la Basílica que guarda el cuerpo de la Santa y sobre el Protomonasterio.


BELÉN DE GRECCIO (1223). Relato de la Noche Buena que celebró san Francisco en Greccio el año 1223.


BENAVENTE, Toribio de (-1565). Franciscano, misionero en América, también llamado por los nativos «Motolinía» por su vida sencilla y pobre.


BENISA, Melchor de (1871-1957). Capuchino, superior general de su Orden. El P. Melchor de Benisa nació el 10-V-1871 en de Benissa (Alicante, España). Sus padres se llamaban Bautista Pineda y Rosa Capó, y en el bautismo le impusieron el nombre de Juan Bautista. En septiembre de 1882 ingresó en el Seminario capuchino de Montehano (Santander). Tres años después, el 15-XI-1885, comenzó el noviciado en el convento de Fuenterrabía (Guipúzcoa), recibiendo el nombre de Melchor de Benisa. El 11-V-1887 emitió su profesión religiosa. Cursados los estudios eclesiásticos, recibió la ordenación sacerdotal el 3-XII-1893 en Orihuela. Durante algunos años fue profesor de filosofía de las casas de formación de su Orden. Al ser restaurada la provincia capuchina de Valencia en 1898, fue nombrado secretario del provincial P. Luis Amigó. En 1899 acompañó como secretario al padre Laureano de Massamagrell en su visita a la misión de La Guajira (Colombia). Al regresar a España fundó en Totana (Murcia) un colegio de segunda enseñanza. En 1902 fue elegido superior provincial de la provincia de Valencia. Al cesar de este cargo tres años después, volvió como superior a Totana, al colegio que había fundado. Compartió sus actividades de gobierno con las de orador sagrado y escritor, adquiriendo notable prestigio por sus grandes dotes.

En 1917 fue elegido definidor general de la Orden y al año siguiente, al mismo tiempo, rector del colegio internacional de San Lorenzo de Brindis, en Roma; impulsó la revista Collectanea franciscana para lo cual, entre otras cosas, solicitó que algunos religiosos de cada provincia confeccionaran el catálogo de obras de autores capuchinos que hubiera en sus bibliotecas. En 1920 fue nombrado procurador general, y el capítulo de 1926 lo eligió ministro general, cargo que desempeñó hasta 1932. Después regresó a España y en 1935 fue elegido de nuevo provincial de Valencia. Ejerciendo este cargo tuvo que hacer frente a las difíciles circunstancias de la guerra civil. Estuvo en la cárcel, pero salvó la vida. A partir de 1940 se dedicó a la predicación de la palabra de Dios por muchos pueblos de la geografía valenciana y murciana. Su elocuente verbo era seguido con gran atención por grandes multitudes. Poco a poco, a causa de la edad, fue perdiendo las fuerzas físicas y tuvo que vivir retirado en el convento de Massamagrell, donde murió el 27 de agosto de 1957. Fue inhumado en el crucero del templo parroquial de Benissa, que se había construido por iniciativa suya. Fue religioso de alta virtud y gran ciencia, fiel servidor de la Santa Sede e intrépido defensor de los derechos de la Iglesia. Realizó las tareas que la Iglesia y su Orden le encomendaron con la sencillez y humildad franciscana que caracterizó su vida.


BERENGUERES, Andrés (1896-1978). Franciscano, sacerdote, misionero. El P. Andrés Berengueres Uró nació en Prats de Llusanés, diócesis de Vich y provincia de Barcelona, el 27-III-1896. Vistió el hábito franciscano en la Provincia de Cataluña en 1915, con la intención de ir a las misiones de China. Ordenado sacerdote en 1921 por el Mons. Celestino Ibáñez, Vicario Apostólico de Yenan (China), pudo realizar su ideal misionero al año siguiente. Pasados quince años en China, consiguió permiso para visitar España, pero, debido a la guerra civil española, tuvo que detenerse en Argentina, residiendo en Río Cuarto, que pertenecía a la Custodia de su Provincia. Llegó a España en 1939 con el propósito de dedicarse plenamente a la propaganda misionera, sobre todo dando conferencias en colegios. A punto de expirar su permiso y estando por regresar a las misiones, tuvo que anular el billete de retorno debido a que estalló la guerra entre China y Japón.

El General de la Orden le encomendó entonces que buscara vocaciones y donativos para la fundación de un nuevo Vicariato en China al que sería destinado. Con este fin y dado el favorable ambiente que había conseguido en los colegios con sus conferencias, fundó en 1943 la revista misionera Ling Ling, que se difundió sobre todo en los colegios. Y, para sostener el espíritu misional y la revista, fundó tres años después una Institución seglar femenina, erigida como Pía Unión de derecho diocesano en 1958, cuyos miembros se llamarían «Auxiliares de las Misiones Franciscanas», que tuvieron su primera casa central en la calle Calaf, 13, de Barcelona. Entre sus actividades estaba una exposición anual de objetos de China y Japón con el fin de recoger fondos para las misiones. El empeño del fundador y de sus Auxiliares era ayudar desde la retaguardia a los misioneros, imitando a las mujeres que, según el Evangelio, atendían a Jesús y a sus discípulos, cooperando así en la evangelización. El P. Berengueres murió en Barcelona el 30 de marzo de 1978.


BERNARDINOS. Nombre familiar de los Franciscanos en buena parte del mundo eslavo. Denominación popular e histórica de los actuales franciscanos (OFM, Orden de Frailes Menores), difundida desde el año 1453 especialmente en Polonia (también en Hungría desde 1455 y en Lituania desde 1468), y todavía en uso. Esa designación se debe al nombre del primero de los conventos polacos de la Observancia, el fundado el año 1453 en Cracovia y dedicado a san Bernardino de Siena, considerado como el iniciador e impulsor de los Observantes franciscanos.


BERNARDO DE QUINTAVAL (-1241). Compañero de san Francisco.


BETTI, Umberto (1922-2009). Franciscano, teólogo, cardenal. El P. Umberto Betti nació en Pieve Santo Stefano (Arezzo, Italia) el 7 de marzo de 1922. Emitió la profesión perpetua en la Orden franciscana de Frailes Menores el 31-XII-1943. Recibió la ordenación sacerdotal el 6-IV-1946. Obtuvo el doctorado en teología en el Pontificio Ateneo «Antonianum» (hoy Universidad). Seguidamente fue profesor de teología dogmática y formador en los Estudios teológicos franciscanos de Siena y Fiésole. En julio de 1954, después de una especialización de dos años en la Universidad católica de Lovaina, el ministro general de la Orden lo nombró profesor del Pontificio Ateneo «Antonianum». En 1961 fue nombrado consultor de la comisión teológica preparatoria del concilio Vaticano II; y en 1963 perito conciliar. Colaboró activamente en la elaboración de las constituciones dogmáticas Lumen gentium y Dei Verbum.

En el Pontificio Ateneo «Antonianum» fue profesor de teología (1954-1991), decano de la facultad de teología (1966-1969) y rector (1975-1978). Desde 1991 era profesor emérito. De 1991 a 1995 fue rector de la Pontificia Universidad Lateranense. Al finalizar esta misión, Juan Pablo II le confirió la cruz «Pro Ecclesia et Pontífice». Fue académico ordinario de la Academia teológica pontificia y miembro de la comisión «Fe y Constitución» del Consejo mundial de Iglesias. Es autor de numerosas publicaciones, especialmente sobre el concilio Vaticano II, en la revista Antonianum y en otras revistas o publicaciones colectivas; en Roma, Ed. Antonianum, publicó estos libros: Summa de sacramentis "Totus homo" (1955); La costituzione dommatica "Pastor aeternus" del Concilio Vaticano II (1961); La dottrina sull'episcopato del Concilio Vaticano II (1984); La dottrina del Concilio Vaticano II sulla trasmissione della rivelazione (1985).

Benedicto XVI lo creó cardenal en el consistorio del 24-XI-2007. En la Curia romana, a lo largo de sus años fue nombrado, en 1964, «qualificator» de la entonces Sagrada Congregación del Santo Oficio; en 1968, consultor de la Congregación para la doctrina de la fe; en 1984, consultor de la Secretaría de Estado; y en 1988, consultor de la Congregación para los obispos.

Falleció el 1 de abril de 2009 en el convento de San Francisco de Fiésole (Florencia, Italia), donde había pasado la última etapa de su vida, y su cuerpo fue enterrado, como él había pedido, en el cementerio del santuario del monte Alverna. [Cf. L'Osservatore Romano, ed. esp., del 10-IV-2009].


BOLAÑOS, Luis de (-1629). Franciscano, misionero en América, iniciador de las «reducciones».


BRANCATI DE LAURIA, Lorenzo (1612-1693). Franciscano conventual y sacerdote, teólogo comentarista de Escoto, canonista, escritor de temas de espiritualidad y de misiones. Fue cardenal y ocupó altos cargos en la Curia romana. Nació el año 1612 en Lauria, al sur de Italia, ciudad que entonces pertenecía al Reino de Nápoles. Superada una grave enfermedad en su juventud, el año 1630 ingresó en los conventuales de Nola. Estudió en Lecce, Rutigliano y Bari. Luego pasó al Colegio de San Buenaventura de Roma, donde hizo el doctorado. Enseñó filosofía y teología en varias casas de formación: Aversa, Florencia, Ferrara, Bolonia, Roma. A partir de 1647 fue secretario del General de la Orden y durante algún tiempo guardián del convento de los Doce Apóstoles en Roma. Liberado de cargos, se centró en la redacción de un gran comentario a las Sentencias de Escoto, exponiendo la doctrina de los sacramentos y refutando las tesis jansenistas. Esto le valió ser catedrático en La Sapienza, donde terminó su Epitome Canonum. Después los papas le confiaron cargos de gran responsabilidad: consultor del Santo Oficio, cardenal en 1681, bibliotecario de la Vaticana, miembro de varias Congregaciones romanas. La lucha contra el quietismo de Molinos le llevo a escribir su Opuscula tria de Deo. Fue un hombre de vastos conocimientos, profunda piedad, vida austera y sencilla, generosidad para con los pobres. Durante su cardenalato, permaneció en el convento entre sus hermanos de hábito, observando sus obligaciones de religioso. Murió en el convento de los Doce Apóstoles de Roma el 30 de noviembre de 1693.

Lorenzo Brancati de Lauria publicó muchas e importantes obras, de las que indicamos algunas. Commentaria in Tertium et Quartum Librum Sententiarum Mag. Ioannis Duns Scoti, en 8 vols., publicados en Roma de 1653 a 1665; las partes que tratan de las virtudes teologales y cardinales, de las virtudes heroicas y de los milagros, son autoridad aún hoy en las causas de canonización de los santos. Epitome Canonum Omnium, Roma 1659, amplísima colección de las fuentes del derecho de la Iglesia. Opuscula Octo de Oratione Christiana, Roma 1685, que refuta con serena ecuanimidad los errores quietistas del español Miguel de Molinos, examina todas las formas de oración, desde la más sencilla hasta la meditación y contemplación mística, enseña que esta última no suele durar más de media hora, y da consejos de ascética activa. Opuscula Tria de Deo, Roma 1687, que trata de la predestinación, la reprobación y la gracia actual.


BRICEÑO, Alonso (1587-1668). Franciscano, obispo, escotista. El P. Alonso o Ildefonso Briceño nació en Santiago de Chile el año 1587, hijo de padres españoles. En 1605 vistió el hábito franciscano en el convento de San Francisco de Lima (Perú), perteneciente a la Provincia de los Doce Apóstoles, y al año siguiente hizo la profesión. Terminados los estudios y ordenado de sacerdote, le encargaron la cátedra de filosofía; ejerció varios oficios en su Provincia y en la Orden. Enviado a Roma para asuntos relacionados con la causa de beatificación de san Francisco Solano, se reveló como un gran conocedor de la doctrina de Escoto. El 14 de noviembre de 1644 fue presentado para la sede episcopal de Nicaragua, fue consagrado en la ciudad de Panamá en 1645 y tomó posesión de su obispado en 1646. Fue trasladado a Caracas en 1659, pero no llegó a tomar posesión de su nueva diócesis. Murió en Trujillo de Venezuela el 15 de noviembre de 1668.

En 1638 publicó en Madrid el primer volumen de su obra Celebriores controversias in primum Sentenciarum Scoti; el segundo volumen lo publicó también en Madrid en 1642; el tercero lo tenía listo, pero no llegó a publicarse. El P. Briceño fue uno de los más preclaros franciscanos nacidos en América. Sus cualidades humanas, sus conocimientos filosófico-teológicos, su exquisita prudencia y su gran celo por la evangelización de los indios, lo hicieron destacar entre sus contemporáneos. Sus escritos, que aún no han sido bien estudiados, reflejan su gran inteligencia. En el primer volumen de su obra insertó una apología de la vida y doctrina el doctor Sutil, y un sumario de la santidad y doctrina del beato Amadeo y de otros discípulos o seguidores de Escoto.


BULFON, Bonifacio (1910-2003). Franciscano, colaborador de la Curia general. Fr. Bonifacio Bulfon nació el 14 de diciembre de 1910 en Sedegliano (Udine, Italia). A los 11 años ingresó en el seminario menor de la Provincia franciscana de Venecia. En septiembre de 1926 empezó el noviciado y un año después hizo la primera profesión. Recibió la ordenación sacerdotal en San Francesco della Vigna (Venecia) el 15-VII-1934. Durante unos años fue vicario parroquial en Padua. Luego, desde 1939, estuvo al servicio de la Curia general de la Orden de Hermanos Menores, primero en Vía Merulana y después en Santa María Mediatrice. En Roma ejerció con gran fidelidad y competencia el oficio de secretario particular de los Ministros generales Bello, Schmoll, Schaaf, Perantoni y Sépinski. De 1965 a 1978 fue compañero fiel e inseparable de Fr. Agustín Sépinski cuando éste fue nombrado Delegado Apostólico en Jerusalén y después Nuncio Apostólico en Uruguay; y siguió a su lado en Nápoles en los últimos años de su vida. Después de la muerte del P. Sépinski (31-XII-1978), Fr. Bonifacio volvió a la Curia general donde, por espacio de 25 años, prestó su válida colaboración en la Postulación general, conservando siempre un espíritu de absoluta discreción y compartiendo con gozo la vida fraterna. Murió en Roma el 11-II-2003. Un ex Ministro general dio este testimonio: "He aprendido mucho de su ejemplo de vida fraterna y menor. Siempre alegre, pronto a ayudar y servir, piadoso y discreto, verdaderamente ha sido un modelo de vida franciscana". [Cf. Acta OFM, 2003, 133].

.